18 septiembre 2014

La fiesta de la independencia en Glasgow

Es el día antes de la gran decisión. Mañana se espera que el 80% del electorado escocés vaya a las urnas para, por primera vez en décadas, tener la oportunidad de votar un posible cambio en su destino. La atmósfera es expectante, pero cordial. En toda la campaña, muchos han sido los debates y, a pesar de la trascendencia de la decisión, ninguno los altercados.

Glasgow es uno de los bastiones independentistas de Escocia. Hoy la campaña del SI ha organizado una fiesta informativa en la plaza del ayuntamiento, George Square. El horario parece de lo más apretado:

2:30 to 2:40 - Gavin Paterson (Acoustic)
¡Música maestro!
2:50 to 3:00 - Kinkystone (Acoustic Band)
3:00 to 3:10 - Tom Vevers (Acoustic)
3:10 to 3:20 - Robin McAlpine (Radical Independence)
3:20 to 3:30 - Crawford Smith (YES Southside - Band)

3:40 to 3:50 - Matt Lygate (Citizen Participation)
3:50 to 4:00 - David McCabe (Comedy)
4:00 to 4:10 - Emjay (Acoustic)
4:10 to 4:20 - Mark McG (Spoken Word)
4:20 to 4:30 - Clanadonia (Band)
4:30 to 4:40 - Jane Godly (Speech)
4:40 to 4:50 - Simon Atkinson (Speech)
4:50 to 5:00 - Benny Wenda (West Papua)
5:00 to 5:10 - Travel Cats (Scottish Folk)
5:10 to 5:20 - Tommy Sheridan (Speech)
5:20 to 5:30 - Tommy Sheridan (Speech)
5:30 to 5:40 - BLOCO YES (Drummers) + Dance For Freedom!
5:40 to 5:50 - Colonel Mustard and the Dijon 5 (Band)
5:50 to 6:00 - Darren 'Loki' McGarvey (Rapper/Speech)
6:00 to 6:10 - Darren 'Loki' McGarvey (Rapper/Speech)
6:10 to 6:20 - Joshua Brown (Solidarity with Palestine)
6:20 to 6:30 - Cat Hepburn (Poem)
¡¿Dart Vader con un acordeón?!
6:30 to 6:40 - Steve Atkinson (Folk Singer)
6:40 to 6:50 - Cheryl Scott (KA Radio)
6:50 to 7:00 - Kevin P. Gilday (Spoken Word)
7:00 to 7:10 - British Army Veterans (Speech)
7:10 to 7:20 - San Fran and the Siscos (Band)
7:20 to 7:30 - Shaun Moore (Spoken Word)
7:30 to 7:40 - Matt Scott (Acoustic)
7:40 to 7:50 - Yes Ceilidh Band (Dance!)
7:50 to 8:00 - Yes Ceilidh Band (Dance!)

Me temo que solo he podido ir por la mañana, cuando preparaban la plaza, pero la cosa prometía.

Me contaron que las colas para el bus turístico eran enormes.

En el centro de la plaza hasta había un tipo con corbata para organizar la cola de curiosos con ganas de foto.

Los sondeos no tienen claros favoritos. Yo tampoco pondría dinero. Pase lo que pase, quedará el recuerdo y las pequeñas historias. Aquí van algunas:

Si hay algo que queda claro en las mentes de los habitantes de Escocia, es que hay que votar. Por una vez, ir a las urnas nos da una capacidad real de decidir nuestro futuro. Quedarse en casa no es una opción. La campaña se ha destacado por el debate abierto. La tolerancia de los partidarios del Si frente al No sólo es comparable con la de los partidarios del No frente al Si. Pero ¡ay de ti como seas agnóstico! No hay piedad con los indecisos. Por eso, una pareja que conozco que no saben por donde tirar han decidido llegar a un acuerdo: uno votara Si y el otro No. Pero votarán.

Un inglés unionista hasta la médula hoy perdió la paciencia conmigo:

-¡¡¡Los independentistas vais a hacer de mi abuelo un extranjero!!!

-No pasa nada, el mio también lo es.

Este otro diálogo tiene tanto simbolismo que parece inventado:

-Estoy buscando la tienda de la campaña independentista. Me han dicho que está en la calle Unión.

-Le han dicho mal, está en la paralela, la calle Esperanza.

De verdad, no miento:



Finalmente, otro intercambio entre un unionista y una independentista:

-¡Joder! Es que no puedo ni salir de casa sin que me endiñen un panfleto publicitario con el atajo de mentiras del SI.

-Te entiendo. Esta mañana me olvidé de mi libro y me dio por leer el Metro en el tren al trabajo. Tenía a Gordon Brown lanzando un discurso lacrimógeno en favor del NO. Parece que hoy nos han encasquetado el paquete de mentiras equivocado a los dos.

-Si. ¿Café?

-Ahora mismo.

Quizá esta última historia sea la que, para mi, resume lo mejor de esta nación.

16 septiembre 2014

No es Hynland, es Buchanan Street

Me gusta eso de que últimamente Escocia este tanto en los medios españoles. Para los que vivimos en estas tierras, es una oportunidad única de hablar con gente patria y no cabrearnos cuando muestran sin rubor que creen que vivimos en Inglaterra. Lo malo es que esta diarrea informativa pierde mucho en las distancias cortas. Hoy cuatro de las diez noticias más leídas en la sección Internacional de El País eran sobre el referéndum. La más popular ("No es William Wallace, es Karl Marx") provoco que en mi trabajo alguno casi se atragantase con el café de media mañana de la risa.

En Escocia, últimamente, de tanto sufrir, nos estamos convirtiendo en expertos de la manipulación mediática. La sutil, la mezquina, la discreta, la descarada, las medias verdades y las completas mentiras. Todas pueden encontrarse a granel en un solo día en la portada de la BBC, que es casi como decir la prensa española, ya que hasta hace muy poco la mayoría de sus artículos eran traducciones literales resumidas. Esta pieza, definitivamente, no es un refrito de nadie. Es autentica y deliciosamente española y expone un tipo de manipulación que hasta ahora me era desconocida: la que se hace porque queda bonito.
"No es William Wallace, es Karl Marx"
El autor relata su visita a Glasgow este sábado en busca de las raíces del movimiento independentista. Para ello narra su experiencia con el proletariado autóctono. Así, elige un lugar en Dumbarton Road. Cuando lo vi pensé "qué casualidad, por ahí estuve el sábado". En un evento que ocurre dos sábados de cada mes. "Si si, a eso fui yo también". Los chicos de la foto me suenan. Una de sus amigas dio un globo a Jueves que, aunque falto de helio, sigue en el suelo del salón de casa. Ya es casualidad, el autor y yo fuimos a la… ¡¿"humilde feria agrícola" enclavada junto a "las viviendas sociales de los obreros de la maltrecha industria naval"?! Lo leí varias veces. Unas en español y otras ya haciendo la traducción simultanea que hizo que lloviese café en los teclados de mi trabajo. Porque no cabía duda de que el autor fue al mercado de granjeros de Hynland, uno de los eventos gastronómicos más pijos del calendario de Glasgow. Si lo sabré yo que, de tanto ir, el vendedor de pollos criados en libertad ya pide a mi hija que lo llame "grandpa Graham". El reportero debe de pensar que nadamos en la abundancia si la clase obrera compra medio saquito de fabes por el equivalente a siete euros en el puesto de churros del coruñés de bigote. 

Pero no dejes que la realidad estropee una buena historia. No, de verdad, no lo hagas. No digas a nadie que, mientras el buen hombre andaba por un barrio bien entrevistando a estos cuatro simpáticos gatos con más pinta de "Club de los Poetas Muertos" que "La parte de los ángeles", en Buchanan Street (la calle más céntrica de la ciudad) había una "flash mob" con más independentistas que "Ocho apellidos vascos". Espero que al menos haya vuelto del mercado con uno de los bolígrafos que regalaban. Yo quedé con ganas de uno.


"Flash mob" independentista en Buchanan Street este sábado. No la busquen en los periódicos, que no está.

Nota a viajeros: como dice un compañero de trabajo, en Glasgow, saber si estás en un mercado obrero es fácil. Ocurre cuando te sientes un "top model" por ser el único del recinto con la dentadura completa y encima de la puerta pone "ASDA". Y no es Karl Marx, es Robert Owen.

08 septiembre 2014

El caminante


¿Cuál será mi senda?
se preguntaba hace años.
¿Cuál será mi senda?
se siguió preguntando.
¿Cuál es mi senda?
se pregunta huraño.

Caminante trasnochado
de escéptico mirar,
siempre van tus pasos
con el horizonte atrás,
cargas teorías de una vida
no vivida jamás,
lloran fatiga tus ojos
y nunca ven el mar,
son calcinadas tus horas
en ir más allá...
los zapatos deformados
de tanto tropezar,
la camisa ya sudada
con el sol matinal,
los cabellos blancos
sin encontrar la verdad.

Sigue caminante
donde tu vista alcance,
paso tras paso,
la esperanza no mates.

01 septiembre 2014

La estimulación precoz y el cerebro adolescente

Estos últimos años se ha visto un incremento enorme del interés de los padres de niños sanos en la llamada “estimulación precoz”. El concepto empezó como una serie de juegos y actividades para ejercitar el cerebro o las habilidades motoras de niños con discapacidades, pero a la sombra de esta idea ha crecido una industria dirigida a padres inseguros de niños sin problemas.

Última moda: sin pedales ni ruedines para que aprendan ayer
Internet echa humo con ejemplos de “estimulación precoz”. ¡Tres cómodos pasos para que tu hijo camine!¡Aquí las claves para que coma solo!¡Aprende los juegos que facilitarán tu operación pañal! Y hasta aquí, entiendo la atracción. A nadie nos gusta ser dependientes y seguramente a nuestros hijos tampoco. En familias numerosas cualquier adelanto ayuda. Pero es que no queda ahí la cosa. También hay que desarrollarlos para nadar, leer, andar en bicicleta, hablar idiomas, etc. Mi hija sólo ha vivido dos Septiembres en su vida y el mes pasado nos vino recitando los meses del año. A Dios pongo por testigo que eso no lo aprendió en mi casa.

Los seguidores de este concepto se justifican diciendo que la mente del niño pequeño es más plástica, que el momento de establecimiento de las conexiones neuronales es el ideal para introducir conocimientos, porque se adquieren con más facilidad que en cualquier otro momento de la vida. Se podría usar ciencia para rebatirlo, pero no hace falta. Voy a poner un ejemplo.

Hace unos días, un antiguo compañero de colegio que se mudó a la capital me contaba orgulloso las oportunidades que su hija tenía allí.

-En la guardería tienen una semana al mes en la que les hablan inglés desde el nacimiento. Una gran ventaja. En La Coruña de eso no hay nada y los idiomas son fundamentales.

-Antón, en La Coruña yo fui a una guardería de inmersión lingüística hace más de treinta años.

-¿Ves?¡Y mírate ahora!

-¿Te acuerdas de tu amigo José, de Alejandra y de Marta?

-Si, claro. Hace tiempo que no los veo.

-¿Te acuerdas de cómo se les da el inglés?

- José siempre fue de culo y las otras dos normalitas ¿A qué viene eso?

-Íbamos a la misma guardería.

Todos hemos sido precoces en unas cosas y lentos en otras. Pasado el tiempo, la relación entre cuando empezamos a hacer algo y la capacidad para hacerlo bien es cada vez más débil y a veces hasta inversa. He aquí donde viene la parte sobre el cerebro adolescente -y un poquito de ciencia-.

Si el cerebro del niño es una esponja que no para de absorber, la adolescencia es el momento en que esa esponja se estruja para deshacerse de lastres innecesarios. Nacemos con sólo la mitad de las conexiones neuronales activas. Por eso un recién nacido ve borroso, no sabe mover las manos ni entiende la relación entre de causa y efecto. En los primeros tres años de vida, se establecen la gran parte de las conexiones restantes en un proceso confuso y desquiciante que podría contribuir, en parte, a convertirlos en terremotos. Este es el momento en que los expertos empiezan a estructurar las actividades de quienes tienen discapacidades para encauzarlos de la forma más eficiente y este también es el momento que muchos padres creen el mejor para meter aún más conocimientos a sus hijos.

Pero llegada la pubertad, la mitad de estas conexiones se podan para aumentar la eficiencia. Las que no se han usado en los años previos se desechan en favor de las que se perciben como más útiles o que proporcionan placer. Además la capacidad de planear para el futuro está en la última zona del cerebro en ser podada. Quizá por eso a veces la adolescencia es cuando se abandonan deportes o actividades en las que se han empleado años, porque por primera vez se cuestiona su utilidad o el disfrute que reportan. En el ejemplo anterior, un niño que haya sido expuesto al inglés desde la cuna, pero que lo haya visto en un contexto académico, puede pensar que sólo sirve para aprobar exámenes, desdeñando la parte oral -que usa menos- en favor de otros conocimientos. Mientras, uno que disfrute de visitar países anglosajones o tenga contactos que lo hablan reforzará esta capacidad, aunque la haya adquirido mucho más tarde.

Conexiones nerviosas. Nótese el descenso en la adolescencia (Fletcher 1994)
En resumen, de poco sirve estimular un conocimiento sin inculcar el amor a él. Todas las etapas de crecimiento son igualmente decisivas. La educación de un hijo es una carrera de fondo, no de velocidad, por eso raras veces hay relación entre quién sale en cabeza y quien acaba ganador.

22 agosto 2014

18 de Septiembre: referendum sobre la indeppendencia de Escocia

El jueves 18 de septiembre se llevara a cabo el referéndum sobre la independencia de Escocia (conocido en las redes sociales como #indyref ). Ya recibí la tarjeta con la certificación de mi derecho al voto, el colegio electoral y los horarios. Siento decir que, al ser en día de semana, iré de noche, así que no sé si habrá fotos.

Como tanto los medios españoles (empeñados en hacer ofensivos paralelismos con Cataluña) como los británicos (diseñados para ser consumidos por la enorme mayoría inglesa) han sido muy parciales, empiezo la historia desde el principio.

Breve historia del referéndum escocés

En 1999 se fundo el parlamento escocés. Tiene jurisdicción en materias de agricultura y pesca, educación, salud, cultura, turismo, medioambiente, I+D y sistema legal (Escocia tiene un sistema legal basado en el derecho romano y por tanto diferente al resto de Gran Bretaña). Por otro lado, no puede decidir sobre impuestos, políticas de empleo, energía (incluyendo los yacimientos de petróleo, parques eólicos y centrales nucleares), medios de comunicación, empleo público, importación-exportación, defensa o aduanas.

En 2007 gana las elecciones por primera vez el SNP –Scottish Nationalist Party-. Parte de su programa era conseguir la celebración de un referéndum pero, como para ello necesitaba mayoría absoluta en el Parlamento escocés, esto se olvidó hasta que la consiguieron en 2011. El gobierno nacionalista no tenían prisa, ya que el clima económico no invitaba al gasto extraordinario y la distracción que este suponía. Sin embargo, en 2012, el primer ministro David Cameron, tras récords históricos de falta de popularidad y una catastrófica visita a Bruselas en la que se evidenció el grave deterioro del peso internacional del Reino Unido, decidió tapar su mala gestión con la bandera y forzar una fecha.

La pregunta

El primer diseño propuesto por el gobierno escocés incluía tres opciones: seguir en la unión, independencia o autonomía fiscal (la llamada "devo-max"). En los sondeos iniciales, más del 60% de la población apoyaba la opción de "devo-max", pero fue vetada por el gobierno londinense. Por ello, la pregunta hoy es:
¿Debería Escocia ser un país independiente?

La campaña

El bando del Si (eslogan:"Yes") es abanderado por el SNP. El del "No" (eslóganes "Better Together", "No, thanks" y "X No") por los demás partidos (Labour, Liberal Democrats y Conservatives).

Desde el inicio de la campaña, el objetivo de ambas partes ha sido convencer a la mayoría de votantes que quedaron sin opción al suprimirse la posibilidad del "devo max". Así, Londres ha prometido que, pase lo que pase, Escocia ya tiene garantizada la administración del 40% de los impuestos que recaude. Los nacionalistas prometen luchar por mantener la libra, la pertenencia a la UE, La OTAN, el ejército, la BBC y la monarquía. Esto es obviamente irrealizable y cuenta con la oposición frontal de Londres. Tampoco parece el arreglo ideal para el SNP. Pero refuerza el mensaje de que, puestos a negociar, el bando independentista pone la voluntad popular por encima de intereses partidistas.

El tono de la campaña ha sido de respeto por ambas partes. Los intentos como los vídeos unionistas de "No Borders" en el que se mofaban del programa independentista, o los argumentos que sugieren que Escocia contribuye a las arcas británicas más de lo que debería han sido repudiados, no desde el campo opositor, sino desde las propias bases. Nadie quiere antagonizar al vecino cuando sabe que se volverán a ver en la mesa de negociación.

La campaña unionista ha sido tachada de negativa y apática. Negativa no sólo por el eslogan, también porque es casi imposible afirmar que se está mejor dentro de la unión sin sugerir que los ingleses son superiores a los escoceses para decidir sobre Escocia. Esto, en una región con un paro del 6% y una economía saneada, es insultante. Apática, porque esta dirigida desde las sedes de tres partidos diferentes en Londres, partidos para quienes los escoceses apenas representan un votante de cada diez.

Esta es la única foto que he sacado de la campaña. A pesar de ser los triunfadores en los sondeos, el  autobús publicitario se aparca en un callejón y la imagen está borrosa porque mientras la sacaba un par de tipos le escupían insultos y no me sentía cómoda.

En contraste, los independentistas han sido acusados de utópicos y de no tener un "plan B" si sus ideas iniciales no se realizan. Quizá por eso su campaña ha sido mucho más popular. En contraste con la imagen anterior, es casi imposible pasear por una calle de Glasgow o un muro de Facebook escocés sin ver al menos dos de las populares pegatinas azules y blancas del "Yes".

La campaña en los medios de comunicación

Al no haber periódicos o televisiones de capital escocés y ser los clientes mayoritarios ingleses, estos medios han tomado posiciones entre apáticas y hostiles frente al bando nacionalista. La BBC rehusó televisar el debate entre Alex Salmond y Alistair Darling -los cabezas de campaña- alegando que "carecía de interés para la mayoría de la población". Este finalmente se hizo en un canal privado que lo retransmitió localmente. Al día siguiente, prensa y televisión presentaban a un tartamudeante Darling como el gran triunfador.

Me temo que tampoco ha faltado el vídeo de famosos con delirios de intelectualidad poniéndose a favor de lo que diga el gobierno central.

Por otro lado, los independentistas han peleado en la radio, las redes sociales y la calle. Ha habido mesas con pegatinas en casi todas las fiestas callejeras. Salmond se ha sentado a debatir cara a cara con los chavales en varios institutos públicos. Se han organizado multitud de conferencias y debates de asistencia gratuita. La comunidad paquistaní (uno de los apoyos más sólidos del SNP) ha hecho campaña en las mezquitas.

El futuro.

El bando unionista tiene a su favor el miedo a empezar de cero en una economía global incierta, una población envejecida y el peso de la costumbre. Los independentistas, el maltrato inherente de ser la minoría progresista en un país de tradición conservadora.

Si paseo por la calle o hablo con gente, la sensación es de victoria independentista. Sin embargo, todos los sondeos indican una clara ventaja del no. Por una parte, quizá sea por lo difícil que es confesarse unionista sin sonar antipatriótico. Por otra, todos los sondeos que se publican son, de nuevo, de instituciones inglesas. Aún así, creo que lo que tendremos en el 2016 será sólo otro paso hacia un Reino Unido federal. Después de todo, eso es lo que quiere la mayoría.


¿Y yo de qué lado estoy? Pues como ya comenté en otra ocasión, por razones objetivas y subjetivas,desde que pisé esta tierra por primera vez hace casi dos décadas, me podrán ver entre los soñadores.