02 junio 2010

Solo en Glasgow

Esta historia me la contaron hoy. Es completamente real y resume a la perfección el carácter de una ciudad.


Mañana de sol radiante en Oxford. Un joven médico se sube al tren que le llevará a una entrevista de trabajo. El viaje es largo -unas siete horas- y conforme se acerca, el tiempo va empeorando. Cuando llega, el cielo es tan oscuro que parece de noche, la lluvia es fría, pesada y se hace eterna. El hospital donde va a hacer la entrevista es triste como el clima: un edificio viejo de piedra ennegrecida por la polución y con hierbajos saliendo entre las grietas. La entrevista transcurre en una sala con luces fluorescentes y olor a sótano. Cuando el candidato sale, ya ha decidido que, aunque le ofrezcan el trabajo, no volverá a pisar la ciudad. Pero si rechaza la oferta no le pagarán los gastos del viaje, así que, en lugar de coger un taxi, decide volver a la estación en autobús.

La lluvia no para, el viento hiela y el bus no viene. Cada vez más derrotado, el médico aguanta. Por fin, llega el autobus. Mala suerte: en esta ciudad solo te puedes subir si tienes el cambio justo, y él lleva todo en billetes. El conductor le dice que le deja subir si consigue las monedas o alguien le fía el viaje, después se gira y grita “¿Alguien le paga el billete a este chico?”. Dos hombres jóvenes se levantan; van desaliñados, con chándal viejo y poca higiene. Ambos ofrecen el precio y uno lo paga. Agradecido, el médico se sienta a su lado. Hacen una pareja curiosa: un universitario bien parecido de Oxford con traje caro y corbata, y el barriobajero albino que le ha pagado el pasaje. Para sorpresa del inglés, la conversación se anima rápido. Las buenas historias se suceden y, cuando llega a su destino, las costillas le duelen de tanto reír. Antes de entrar en Central Station mira hacia arriba: como en una película, las nubes se han ido y el sol vuelve a lucir.

Noche de lluvia en Buchanan Street
De esta historia hace veintitrés años. El viejo hospital apenas se usa, ha sido sustituido por uno de los dos mayores de Europa en su campo, con tecnología de última generación y grandes ventanales. Aquel joven de Oxford es Profesor Emérito de Medicina en la Universidad de Glasgow, ha desarrollado uno de los programas de neuro-oncología más avanzados del país y ha mejorado o alargado la vida de miles de personas. Hoy se jubila y en su discurso de despedida cuenta la historia como la mejor síntesis de la ciudad que nunca más abandonó, "dura, pero increíblemente generosa".

Esta tarde, el venerado médico cerrará la consulta y se irá, por última vez, en un Ford Ka de segunda mano que huele a fish and chips.

Sólo en Glasgow.

10 comentarios:

  1. Holaa! :)
    Me ha gustado mucho el blog y me encantaría hacer un intercambio.
    El mío trata sobre el derecho, carrera que empiezo este año =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bonita puede ser -es- la VIDA!
    Saludos desde esta "gris" Galicia.

    ResponderEliminar
  3. proderecho: lo siento pero el intercambio de enlaces no es nuestro estilo.

    Anónimo: es bonita, sobre todo, para el que sabe dónde mirar. Me parece que muchos de nosotros hubiésemos pagado el taxi, o no hubiésemos puesto interés en la conversación del "jicho".

    P.Corral: me alegro que te guste. Parece casi un cuento, pero ya conoces la ciudad y sabes hasta que punto la historia es típica. Sobre todo el detalle de que haya clases pero no "lucha de clases".

    ResponderEliminar
  4. No he estado en Glasgow, pero me ha conmovido esta historia. Una historia llena de vida y dedicación. Me ha gustado la manera en que ha sido contada. Estoy empezando a leer este blog que me está cautivando. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a ti, tanci. La escribí casi nada más oírla, para capturar al máximo la forma en que el médico la contó. Me parece que a él le quedó mejor pero claro, es suya :-)

    ResponderEliminar
  6. ¡Ala! ¡Igualito que pasaría en España...

    ResponderEliminar
  7. Juan Carlos, lo siento, me temo que me tienes perdida ¿a qué te refieres?

    ResponderEliminar
  8. En Londres, perdidos, buscando la dirección de un teatro se nos acercó amablemente un hombre que nos observaba y nos ofreció su ayuda. Le dimos las gracias efusivamente por su ayuda y él nos contestó (traduzco)"oh de nada...soy escocés".
    He de decir que al principio ese hombre no nos inspiró mucha confianza ya que olía a alcohol y no iba muy limpio, pero fue la única persona que se prestó a ayudarnos.
    Al año siguiente estuvimos en Escocia, Glasgow y entonces supe el porqué.

    Oscar

    ResponderEliminar
  9. Hola Oscar, bienvenido.
    Efectivamente, es algo que se aprende rápido. Además lo tienen a gala.

    ResponderEliminar